lunes, 22 de agosto de 2011

com nace la agricultura

La agricultura tiene sus comienzos en el período neolítico, cuando las diferentes culturas cambiaron la base de su economía de caza, pesca y recolección a la agricultura y ganadería. Si bien lo primero que se cultivó fue el trigo y la cebada, pronto comenzó un desarrollo de esta disciplina con el paso del tiempo. Destacan las antiguas civilizaciones del Creciente Fértil como Egipto y Mesopotamia, China antigua y las culturas precolombinas de América Central. Con el desarrollo de la agricultura vino el sedentarismo y el aumento de la densidad de población en las distintas culturas. Eso permitió el desarrollo de sociedades más complejas y la aparición de muchas otras actividades económicas.
La agricultura ha experimentado una gran evolución con el paso del tiempo, no sólo con las especies cultivadas, sino también con los métodos y herramientas utilizadas. Por ejemplo en Roma, se cultivaban cereales, hortalizas y leguminosas, pero más adelante también la vid y el olivo. Usaban arado con bueyes, que eran trabajados por los campesinos y sus familias. Destacan sus aportes como la prensa de aceite, el arado romano, las técnicas de regadío y el abono. Durante la Edad Media, se introdujeron nuevos avances tecnológicos a la agricultura destacando el arado de ruedas, la vertedera, el yugo y herrajes para animales, los molinos de viento e hidráulicos y la rotación de tres campos por cosecha. El uso del caballo también fue una importante innovación.
En la actualidad, las tareas agrícolas de sembrar, cosechar y trillar se pueden realizar de manera rápida y con un nivel de producción increíble. Todo eso es gracias a la maquinización de la agricultura, destacando la aparición del tractor. Este crecimiento comenzó especialmente en la década de 1970, cuando aparecieron además de maquinarias, pesticidas, fertilizantes y granos seleccionados. Incluso ha aportado grandemente el desarrollo de los medios de comunicación y de la informática, que permiten facilitar las tareas con informes meteorológicos y estudios de mercado, entre otras cosas.
Además del tractor, que es útil en las tareas agrícolas más grandes, también se utilizan máquinas como el motocultor, para espacios más pequeños como parcelas; y la cosechadora, que permite segar las plantas maduras de cereales. Entre los equipos destaca el arado, para abrir surcos en la tierra; la rastra, que desmenuza las porciones de tierra que se remueven en el arado; la asperjadora, que permite fumigar; la sembradora de siembra directa, que coloca simientes sin laborar; la abonadora, que distribuye los fertilizantes; y la empacadora, que permite empaquetar la paja. En cuanto a las herramientas, se utilizan algunas como carretillas, machetes, palas, picos, rastrillos, regaderas, barretones, escardillas y trasplantadores.
La agricultura de hoy no sólo produce trigo, cebada, hortalizas, leguminosas y los otros productos del pasado, que principalmente se enfocaban en la alimentación humana y animal. Existe un mercado mucho más amplio que incluye las plantas ornamentales, las flores, la madera, los fertilizantes, productos químicos como etanol, plásticos, azúcar y almidón, las fibras como algodón, cáñamo y lino, los combustibles como el biodiesel y el etanol que se obtiene del maíz, junto con los productos biofarmacéuticos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada